Pin it

viernes, 31 de enero de 2014

LA TEORÍA DEL EQUILIBRIO DE FRITZ HEIDER


Fritz Heider nació en Viena en 1986, vivió su adolescencia en la ciudad de Graz, en donde conoció a Alexius Von Meinong, cuya concepción de la psicología estaba muy cercana a la de la Escuela de la Gestalt al haber sido alumno de Franz Brentano. Posteriormente Heider fue profesor de Christian von Ehrenfels, quién influyó en la Escuela de la Gestalt con cualidades gestalt y cualidades ehrenfels; en las que destaca que las propiedades de las totalidades son distintas a la suma de sus partes; por ejemplo, cuando escuchamos una melodía, lo que perciben nuestros sentidos no es la suma de las notas musicales que la componen, sino su organización. Cuando llegó Heider a la Universidad de Berlín en 1921, asistió a las clases de Max Wertheimer y de Wolfgang Köhler; así como a los seminarios de Kurt Lewin, del que se hizo amigo y colaborador intelectual. En 1927 obtuvo una plaza en la Universidad de Hamburgo, en donde conocería a Ernst Cassirer. Poco después, en 1930 se trasladaría a Estados Unidos, como investigador de un colegio de sordos en Northampton, Massachusets; allí conocería a Kurt Kofka y entablaron una fuerte amistad. Heider publicó su principal obra con sesenta y dos años, The Psychology of International Relations (1958) y siendo profesor de la Universidad de Kansas. Cuando en 1946 pronunció una conferencia sobre los principios de su psicología del sentido común, en la Universidad de Harvard, su eco fue casi nulo. Pero con su libro la situación cambió, la teoría del equilibrio tendría una influencia decisiva en la teoría de la disonancia cognitiva de Leon Festinger y su análisis de la atribución de causalidad a los acontecimientos del medio y a las acciones de las personas.
El postulado básico de la teoría del equilibrio de Heider dice que las relaciones interpersonales, así como las que se establecen entre personas y los objetos e instituciones del medio, tienden a un estado de equilibrio. La quiebra de dicho equilibrio, provoca, según su opinión, un estado de tensión que la persona tiende a reducir mediante cambios introducidos a través de la acción o de una reorganización cognitiva:

"Existe una tendencia a estar en armonía con las exigencias del orden objetivo. De esta forma una situación está equilibrada si a uno le gusta hacer lo que debería hacer, si a uno le gusta o disfruta con las cosas que estima como valiosas, si la felicidad y la bondad van juntas, si p admira a la persona que le gusta y le gusta la persona con quien comparte los mismos valores, si lo que debería ser se realiza conforme a lo que realmente es, etc".

Para Heider las relaciones pueden ser de dos tipos, de afecto o de unidad. Las primeras se caracterizan por actitudes positivas o negativas de una persona p a una persona q o de una persona p hacia una entidad impersonal x. Mientras que las relaciones de unidad se refieren a las relaciones de similaridad, causalidad, pertenencia a un mismo grupo o posesión establecidas entre una persona p y otra q o entre una persona p y un objeto o entidad x. Ejemplos de relaciones de unidad son los miembros de una familia y las acciones o posesiones de una persona. Para Heider la relación de equilibrio existe cuando las partes que la constituyen tienen el mismo carácter dinámico en todos los aspectos de dicha relación. Según Heider, para entender tanto la conducta humana como los procesos que determinan la percepción social, debemos de estudiar las diferentes configuraciones a que dan lugar las relaciones de afecto y unidad. 

Les dejo un estudio experimental de Fritz Heider y Mariann Simmel sobre la conducta:








3 comentarios:

  1. Buen repaso de la biografía, pero me temo que el enlace al vídeo está roto.
    Saludos

    Fernando Pena
    Psicólogo en Valencia
    http://www.miconsulta.es

    ResponderEliminar